Infórmate sobre las áreas de estudio, perfeccionamiento y campo laboral de la fonoaudiología infanto-juvenil en Chile y el mundo. Estudiantes de Fonoaudiología 2010. Universidad de Chile.
RSS

miércoles, 30 de junio de 2010

Trastorno Específico del Lenguaje (TEL)

     El trastorno específico del lenguaje se considera como una patología evolutiva que se ha denominado por exclusión (Bishop, 1992), por lo que se eliminaron como factores causales los procedentes del daño cerebral, el retraso mental, de las limitaciones perceptivas y motoras, y de las condiciones socio ambientales negativas.


Estos trastornos afectan al 7,4% de los niños en edad escolar (Leonard, 1978). Aunque no existe una homogeneidad dentro de los síntomas que permita considerar al TEL como un conjunto bien delimitado de formas lingüísticas reconocibles. Esto implica una variabilidad en la sintomatología desde trastornos fonológicos hasta la ausencia del lenguaje y notables dificultades de comprensión.


En la actualidad algunos autores a partir de los datos acumulados, ponen en de manifiesto la distinción clínica entre los trastornos específicos expresivos y mixtos sería la mejor forma de describirlos (Evans Viele y Kass, 1997). Sin embargo, las investigaciones actuales no hacen diferencia de los subgrupos de TEL; y si lo hacen, solo se reduce a “expresivos” y “mixtos” o “comprensivo expresivos”. Más tarde se han diferenciado estas formas clínicas a través de los efectos repercusivos en el lenguaje, fundamentados en la gravedad o en el rango etario. Dentro de este contexto como aparecen las primeras clasificaciones.


Criterios de clasificación basados en la afectación


Ingram (1972, 1975) establece un criterio de clasificación basado en la gravedad del lenguaje: producción y comprensión. Perelló, Gruixá, Leal y Vendrell (1978) proponen otro criterio de clasificación en el que describen cuatro categorías:


Retardo simple del habla: se caracteriza en la ausencia de habla antes de los 18 meses de vida, reducción de los parámetros lingüísticos y por la incapacidad de atenerse a un tema definido. Puede mejorar con tratamiento.


Retardo puro del habla: se refiere al retraso puramente fonético.


Retardo simple del lenguaje: se centra en la homogeneidad de las dimensiones del lenguaje.


Disfasia: inicio tardío del habla con dificultad práxica y espaciales asociadas. Con audición normal.


Diferencias entre retraso lingüístico y disfasia


Además de las categorías antes dichas proponen la distinción entre los retrasos y la disfasia basándose en la ausencia de factores etiológicos distintos, o por compartir la definición por exclusión (Perelló y cols, 1978). Ambos trastornos se diferencian cualitativamente en las siguientes categorías:


Retraso del lenguaje: desfase cronológico en el desarrollo, considera el respeto de las etapas de adquisición y desarrollo. No afecta a la comprensión o la afecta de modo leve. Los sujetos afectados responden a una intervención positivamente y frecuentan mejoría.


Disfasia: trastorno en el mecanismo de la adquisición del lenguaje, se caracteriza por un inicio tardío, el que se asocia a un lenguaje anómalo. Aquí se ve un compromiso leve o grave de la comprensión con lentitud evolutiva. No responden con facilidad a las terapias.


Otra clasificación entregada bajo la perspectiva de los trastornos evolutivos divide estos en categorías que se basan en el compromiso del habla y del lenguaje tanto en retrasos como en la misma disfasia (Behares y Elizaicín, 1981).


Los retrasos se dividen en lingüísticos y referentes a la palabra.


En el caso de las disfasias, estas se dividen en expresivas (imposibilidad para codificar y producir un mensaje) y receptivas (donde no hay respuestas a estímulos no verbales).

Según el DSM-IV, en lo que se refiere al lenguaje, sus trastornos son clasificados en dos grandes grupos:



- Trastorno del lenguaje expresivo:


Se manifiesta clínicamente por un vocabulario limitado, errores en los tiempos verbales, dificultades en la memorización de palabras o dificultades en la producción de enunciados de longitud propias para el nivel del sujeto.


- Trastorno mixto del lenguaje receptivo-expresivo:


Las manifestaciones clínicas son similares a las del trastorno anteriormente mencionado, a las que hay que añadir dificultades para comprender palabras, frases o tipos específicos de palabras. Se pueden asociar también a este trastorno las dificultades que acompañan al trastorno del lenguaje expresivo.


Lo criterios usados para diagnosticar el TEL son; tomar en cuenta la discrepancia entre los resultados obtenidos por el niño examinado y la media de la población normal. Sin embargo no se considera esta discrepancia entre resultados de tests de lenguaje y de tests de inteligencia no verbal, debido a la constatación de su inestabilidad (Cole, Schwartz, Notari, Dale y Mills, 1995).


Algo importante de recordar es que los niños con TEL van obteniendo peores resultados en los tests de inteligencia no verbal conforme pasa el tiempo, a causa del deficiente papel del lenguaje como mediador cognitivo.


Bueno, existen muchos autores han desarrollado diferentes tipos de clasificaciones:


Por ejemplo las autoras Korkman y Häkkinen-Rihu (1994), seleccionaron una gran cantidad de pruebas de lenguaje y las clasificaciones resultantes fueron:


-Subtipo global; subtipo específico dispráxico; subtipo específico de comprensión y subtipo específico disnómico.


Existe otro tipo de clasificación que es según Rapin y Allen, que es la más utilizada hasta el día de hoy, clasifica los trastornos de la siguiente forma:


• Trastornos de la vertiente expresiva:


-Trastorno de la programación fonológica.


- Dispraxia verbal.


• Trastornos de comprensión y expresión:


-Trastorno fonológico-sintáctico.


- Agnosia auditivo-verbal




• Trastornos del proceso central de tratamiento y de la formulación:


-Trastorno léxico-sintáctico.


- Trastorno semántico-pragmático.






Y para finalizar, las clasificaciones según Conti-Ramsden (2000) :


• Trastorno expresivo del lenguaje:


• Subgrupo expresivo con implicación de la semántica y de la sintaxis.


• Trastorno expresivo-receptivo del lenguaje.


• Subgrupo fonológico-sintáctico.


• Subgrupo trastorno gramatical del lenguaje.


• Trastorno complejo del lenguaje.


• Subgrupo trastorno pragmático “puro” del lenguaje.


• Subgrupo trastorno pragmático “plus” del lenguaje.




1 comentarios:

Scire Formacion dijo...

Soy Belén, directora de Scire Formación, centro de formación de profesionales del ámbito educativo y sanitario, nos ponemos en contacto con su blog para informarles sobre el curso que vamos a realizar sobre TEL , impartido por Elvira Mendoza, que tendrá lugar en Valencia los días 15 y 16 de Junio, le adjunto el link para que pueda hacer difusión si lo considera oportuno.
www.scireformacion.com/pdf/TEL.pdf
www.scireformacion.com
Un saludo,
Belén Puerto
Directora Scire Formación

Publicar un comentario en la entrada